TRADUCIR ESTE BLOG

6 de enero de 2014

VALENCIA, FIESTA EN NAVIDAD



Llega diciembre con el Adviento ya en marcha y Valencia de noche tiene otra iluminación. Destaca la Estación del Norte con su estrella; cautiva la plaza del Ayuntamiento con sus árboles adornados de bombillas y alegría navideña, todos ellos acotando un gran árbol central que enlaza la mirada con el reloj de un Ayuntamiento decorado en sintonía con la explanada de las “mascletàs” falleras. 


Es tiempo de belenes, artesanía sagrada que maestros y aprendices muestran al público o a sus familiares y amigos durante alrededor de un mes de fiesta cristiana. Contemplar cada escena del Belén que parroquias, asociaciones, cofradías, hospitales y espacios muy diversos instalan para compartir este tiempo singular, permite interiorizar el misterio de Dios hecho Niño por la Humanidad: el anuncio de la Buena Noticia a María, la búsqueda de posada, el Nacimiento, la adoración de los Magos, el sueño de José, la huida a Egipto y tantos detalles que pueden ser percibidos con la ingenuidad de quien desea con el corazón de el nacimiento de Jesús sea real y también personal. 


Algunos de los belenes más significativos he podido verlos en la falla de Na Jordana (con miles de botellas), el Mercado de Colón, la galería comercial Jorge Juan. Hay que resaltar  la dedicación todo el año de la asociación de Amigos de San Antonio, cuya propuesta solidaria de nacimientos con material de desecho y el amor de Fray Conrado cuenta con casi veinte años de historia. 


En el claustro de la sede central de la Universidad Católica San Vicente Mártir estaba el de la Asociación de Belenistas de Valencia, ofreciendo también un bellísimo nacimiento napolitano en la puerta del Palacio Marqués de Dos Aguas. Hay que destacar también el de la Catedral Metropolitana, un nacimiento en el escaparate de la librería San Pablo, el de la portería del albergue San Juan de Dios, el de los Ancianos Desamparados, otro monumental en el noviciado del colegio San José de la Montaña, el de la ermita de Santa Lucía a los pies del Cristo, así como el de la sede de los Granaderos del Grao, para concluir el recorrido con  el belén municipal en la plaza del Ayuntamiento. Una ruta belenística por las poblaciones de Enguera y de La Font de la Figuera permite ver figuras de tamaño natural y belenes con historia local respectivamente. 


Y llega la Nochebuena tan esperada todo el Adviento. Celebrar este momento del año viviendo la liturgia con la comunidad parroquial San Pedro Pascual de Valencia (de los Misioneros de los Sagrados Corazones) permite interiorizar el júbilo de la Natividad del Señor captando imágenes con auténtico mensaje.


Las celebraciones familiares durante los días de fiesta desembocan en la ávida espera
a los Reyes Magos junto el edificio del reloj en el puerto de Valencia. Lógica expectación que sus Majestades corresponden con saludos y cientos de caramelos a los primeros niños valencianos que acuden a recibirles. Es la víspera de la Epifanía, con una grandiosa cabalgata que finalizan las carrozas reales precedidas de su pompa y su séquito. 


En la plaza del Ayuntamiento sus Majestades reciben el saludo de la alcaldesa Rita Barberá, el concejal de Fiestas y Cultura Popular Francisco Lledó y la Fallera Mayor Infantil Claudia Villodre. Tras la adoración al Niño Jesús en el Nacimiento del belén municipal, los Reyes Magos saludan desde el balcón principal del Ayuntamiento.

Así es Valencia, fiesta en Navidad.

EL REPORTAJE FOTOGRÁFICO QUE COMPLEMENTA ESTE ARTÍCULO PUEDE VERSE EN EL SIGUIENTE ENLACE: 

1 comentario:

Lisardo CASTELLÓ dijo...

Me parece un reportaje buenísimo y muy completo. Captas el alma de la Navidad en las cuatro esquinas de la Comunidad. Felicidades Manolo. Tu cámara capta el alma de las cosas y de las personas que han trabajado en ellas, y por supuesto de la Navidad.