TRADUCIR ESTE BLOG

3 de mayo de 2014

10 CUESTIONES PARA CONOCER AL CRISTO DEL GRAO


Estamos a finales del mes de abril y paseo sin prisa alguna por los jardines que hay junto a la parroquia de Santa María del Mar de Valencia, al final de la Avenida del Puerto, junto a las Atarazanas. Me acompaña un amigo a quien considero persona cualificada para para responder a este cuestionario festivo y al mismo tiempo espiritual. Se presenta él mismo.




Yo soy Juan Agustin Blasco Carbó, y me gusta ser presentado como discípulo de Cristo por su propia gracia y amistad en su Iglesia de Roma. Sirvo a mi Iglesia como Franciscano Seglar, en mi familia franciscana. Nacido en el Grao de Valencia, intento tener un visión católica (universal) de la vida; donde lo único importante es llevar a la vida el Evangelio.  También me considero vicentino en tanto que gran admirador de San Vicente Ferrer al que me siento unido en el Espíritu.  Doy gracias a Dios cada día por permitirme trabajar para su Reino en esta tierra a la que tanto amo. Aún así, si tuviera que dejarla como Vicente, lo haría.  Pero, como él, seguro, mi último suspiro sería para estas tierras y sus gentes.



LAS CUESTIONES

1.- Es uno de mayo, el mes de María, y –tras la Pascua- llega Cristo al Grao. ¿Qué le parece?

En realidad el Stmo Cristo del Grao, llegó a la playa el 15 de Agosto de 1411, en un momento en que el establecimiento de población en el Grao era estratégica para asegurar el acceso a Valencia. La fiesta de la Asunción de la Virgen es clave en todos los templos de la zona con la conquista del Rey Jaime (nuestra Catedral tiene tal advocación).



2.- Como merece el monarca del Universo, la recepción a Cristo se realiza en la Escalera Real.
¿Puede relatar la emoción de esa llegada con Él en su año histórico?

Nuestro Monarca del Universo no es muy amante de los atributos de los reyes de este mundo (“mi Pastor se hizo Cordero; Servidor se hizo mi Rey”). La Escalera Real ya no existe suprimió para construir el atraque de los rolones que con la Copa América casi no se utilizó. Lamento y me entristece mucho que se suprimiera porque para mí es un recuerdo de infancia y además un monumento histórico.



Nunca pensamos en mi familia en el honor de traer el Cristo a su pueblo. Se nos propuso en el último año de vida de mi padre y los recuerdos, las emociones son muy intensos. Traer al Cristo en el Sexto Centenario fue como pasar a la historia.  Lo mejor es no haberlo buscado.  Que ahora lo hagan otros hermanos marinos es estupendo, porque nadie debe pretender mantenerse en actuaciones sagradas de forma permanente y se debe permitir que otros sientan también lo que a ti te emociona.


La llegada 2011. Juan Agustín Blasco, a la izquierda.
3.- Recordemos, más de 600 años después, este pasaje de la historia del Grao de Valencia.

Lo más importante es traer a Cristo a los demás “en Espíritu y en Verdad”, como dice Jesús de Nazareth en Mateo… haciendo continuamente cosas buenas para que se dé Gloria a Nuestro Padre del Cielo. Si hacemos las cosas para "la galería" o para nosotros mismos…no estamos haciéndolo desde la Gracia de Dios, ni para que se cante su alabanza; sino desde nuestra ignorancia, pues no tenemos nada que no nos haya sido dado.

Traemos a Cristo a este mundo cada vez que optamos por ello de verdad.  Y más concretamente cuando tendemos la mano a los que no tienen comida ni bebida ni vestido, están enfermos o en la cárcel y los visitamos. Entonces, somos Cristo para ellos al encarnar la misericordia del Padre; y ellos son Cristo para nosotros conforme a su propia voluntad (Mt 25).

Y cada día podemos hacer que eso sea así encarnando a Cristo, siendo madre de Nuestro Señor Jesucristo, engendrando en las buenas obras, como decía Francisco de Asís.  Ésa es la mejor forma de dar honor no sólo a estos 600 años, sino a toda la entrega de Jesús.


En el VI centenario participó la Virgen de los Desamparados
4.- ¿Tan importante fue la intervención de San Vicente Ferrer para resolver el conflicto en el que litigaron el Grao y Russafa por el Cristo?

Un amigo común publicó la semana pasada que la leyenda de Vicente sacudiéndose las alpargatas no podía sostenerse documentalmente. Está comprobado que Vicente Ferrer no estaba en la ciudad en 1411. El atribuirle esta misión en la llegada del Cristo  resalta la importancia que se le daba al Santo en la historia de Valencia y del Grao.  Si que llega a predicar en el plano de lo que actualmente es la Estación del Grao, donde por cierto, mi bisabuelo fue Jefe de Estación.

La leyenda se complica cuando además se le atribuye a Vicente la indicación del nombre del judío falso converso, que supuestamente maltrataba e injuriaba al Cristo en Lérida.  Curiosamente era el nombre de un maestro judío que decidió no convertirse tras los Encuentros de Tortosa entre estudiosos judíos y cristianos ( dominicos ). 

Estas atribuciones al Santo le hacen flaco favor, además de ser inexactas.  El conocimiento exacto de la historia tiene importancia extrema.  Las leyendas tienen la lectura de la realidad popular que las sustentan.

No puedo obviar relatar la anécdota de la cara rara que me  pusieron unos amables y cultísimos judíos que me invitaron a comer a su casa de Jerusalén, en mi primera visita a Israel, cuando les compartí que era valenciano. “¿Entonces conocerás a San Vicente Ferrer?”, me dijeron.  Un profundo y serio análisis de las posturas de Vicente frente al judaísmo y los judíos debe ser prioritario.  Juzgar opiniones del medievo desde la perspectiva actual puede ser inadecuado.


Está claro que la intervención de San Vicente en la disputa no pudo darse, dado que no estaba en la ciudad. El “milagro” que lo cuenta, es leyenda.  No hay pruebas sobre la controversia entre el Grao y Ruzafa, aunque sería verosímil, dado que la desembocadura del río debía estar poco más allá del cuartel actual de Cantarranas;  a un lado era Ruzafa y el otro era el Grao, de forma que si “milagrosamente”, entró a contracorriente en el Turia, era lógico que deseara cogerse desde ambas orillas.

Sí San Vicente no intervino en la disputa, sí que es fácil interviniera en la elaboración de la Bula por la que Benedicto XIII nombraba al Cristo encontrado "Cristo del Grao" en 1413, siendo el primer Cristo con nombre de Población topónima.

5.- Por lo que parece las relaciones entre los dos barrios (Grao y Ruzafa) son tradicionalmente buenas…, así como con los demás barrios del Marítimo.



Habría que mencionar ese año la extrema generosidad de los hermanos vicentinos que accedieron a celebrar el concurso de Milagros ese año en el próximo al Grao Teatro "El Musical" elevando el nivel cultural de las celebraciones.
El altar de Ruzafa interpretó justamente ... "San Vicent posa la pau entre Russafa y el Grau".

Por otra parte las demarcaciones entre los barrios (Grao, Cañamelar, Cabañal y Malvarrosa) están claramente marcados.  A menudo ni la prensa los conoce.  Los orígenes y peculiaridades de cada barrio son dignas de estudio.

Los gragueros tenemos fama de chulos y de sentirnos superiores. Imagino que por una extracción social más alta consecuencia de la riqueza del comercio.  Cuando el río suena…


en la entrega de premios del Concurso de milagros
6.­ - ¿Qué significa tiene la presencia del “Lignum crucis” en la comitiva del Cristo?


Se dice, e imagino que no sin razón, que si uniéramos todas las “Lignum Crucis” del mundo tendríamos para 300 cruces. Nuestro símbolo es la cruz, señal de la Revelación plena del Dios que apuesta por nosotros en cualquier circunstancia y señal del único camino que el hombre debe elegir: el del servicio (jueves), que lleva a la entrega de la cruz (viernes); para concluir o empezar en la Resurrección.

La Cruz de Cristo y la Sangre del Cordero es nuestra Salvación.  Nuestras cruces serán salvadoras en tanto se unan y se hagan cruces de Cristo. Lo importante es hacer que el culto y la liturgia nos lleve a lo que verdaderamente necesita el Padre de nosotros (hacer su voluntad); y no escondernos de ella entre flores, procesiones e incienso. Jesús fue muy claro al respecto.

7.- El 600 º aniversario de la llegada del Cristo al Grao permitió vivir un Año Jubilar, que se entiende como una gracia del Señor…

Y el Cristo estuvo presidiendo en las Atarazanas el Domingo de Ramos, así como participó en muchos momentos de la Semana Santa Marinera.

Impresionante escena la de Jesús en la Sinagoga de su pueblo leyendo el Rollo de Isaias… anunciando ese Año Jubilar y el cumplimiento de todas las promesas. Todos los años, todos los días y todas las circunstancias son jubilares si las tomamos desde la perspectiva en que podemos optar por que el Señor y su júbilo se haga presente.  Especialmente entre los que más lo necesitan.



Participar de los Actos del Sexto Centenario fue un gozo. Todo lo conseguido fue milagroso. Los que verdaderamente tuvieron que ver con ello lo saben.  Mis tres hijos tienen cada uno de ellos una copia del Libro sobre ello de Mari Carmen Serra, para que el día en que su padre no esté vean lo que el Señor le permitió ver y vivir.  También se pagó su cuota de lucha y dolor.  Mereció, con mucho, la pena.

Respecto a lo la Celebración del Domingo de Ramos de 2011, en la que el Cristo del Grao encabezó la procesión, tiene mucha significación.  A nadie se le escapa que la imagen del Cristo es del siglo XV y su importancia extraordinaria;  sin embargo tradicionalmente nunca había salido en Semana Santa.  Aún así bajo su mirada se forjaron y redundaron las Cofradías actuales de la Semana Santa en la parroquia de Santa María del Mar.



Desde la Comisión Cultural del Sexto Centenario, que presidía, intentamos llenar todo el año con celebraciones.  Y ello con un presupuesto muy limitado.  Que el Cristo tuviera su presencia en los días santos de cada Cofradía era una realidad fácil y tremendamente emocionante… El Cristo tuvo su papel de liderazgo ese año en la bendición de los ramos, al haberle cedido el sitio la magnífica talla del Cristo de la Palma cuya advocación justifica su presencia todos los años en ese acto. 

El Cristo participó de los Actos de la Cofradía de Medinaceli, Granaderos de la Virgen, el Cristo de la Buena Muerte y de la Concordia y el Nazareno en su Segunda Caída… Hubieron algunas críticas al respecto de puristas bienintencionados, pero el pueblo acompañó masivamente todos los actos.


8.- Puede definir en dos palabras (o tres) al Cristo del Grao.

Bueno, el Santísimo Cristo del Grao, es sin duda, MI CRISTO.  Con ello no quiero decir que sea sólo mi Cristo o que sea más mi Cristo que cualquiera de los que por Él opten sinceramente ( “sois mis amigos si…”). Conozco mucha gente que se consideran con más derecho que cualquiera respecto a éste o áquel Cristo o Virgen.  Eso es claramente idolatría (adorar falsos dioses)., ya que  servir a Dios es servir a Dios.  Y el cristiano debe estar siempre dispuesto a ceder su silla para los que llegan cansados de fuera o con ilusión de participar.

Ante este Cristo mis antepasados rezaron, allí fuí bautizado y ante Él me casé.  Allí llevé a mis padres antes de enterrar y allí seré llevado yo cuando tenga los ojos ya cerrados para este mundo.


 Al respecto tampoco quiero omitir una anécdota personal, con todo lo que tiene de sagrada, al menos para mí.  Tras concluir el último Curso Alpha (de nueva evangelización), me vino una hermana agobiada porque no sabía como contarme una cosa: "He tenido un sueño, donde estaba en una capilla ante un Cristo que no conozco y se me acercaba una mujer muy sonriente y feliz. Se me presentaba como tu madre (había fallecido unos meses antes), y me decía que te dijera que: “Todo estaba bien”."
Yo no pude menos que sonreír… le enseñé una foto de mi boda que tengo en el móvil en la Capilla del Cristo, y me dijo:  Justo, Justo, ésa es la capilla y ése es el Cristo. Pues eso, ¡ ése es el Cristo !.



9.- ¿Por qué recomendaría a un turista acudir al Grao en los primeros días de mayo?

No sólo un turista puede disfrutar de lo tradicional.  También todos los habitantes de la ciudad.  Es un gozo tener una historia tan rica. Y conocerla y vivirla mejorándola cada día. Y disfrutarla. Siempre y cuando no veamos en lo religioso simples realidades culturales o míticas.  Todo lo que habla de Cristo habla de entrega real a los hombres en la historia como único camino de encuentro y de ser criaturas de Dios.



10.- Aproveche este espacio y proponga una oración sencilla al “Negret”. ¿Qué le pide hoy al Cristo del Grao?

Todo graguero sabe que la oración al Negret es: “Als teus fils no desampares, Santisim Cristo del Grau…”.

Yo simplemente pido al Señor no tener más deseo que hacer lo que necesite de mi; y que en ello encuentre mi alegría.  Esa alegría que nadie podrá quitarnos.


CONCLUSIÓN

Así es Juan Agustín y ésta es su visión del Cristo del Grao. Creo haber acertado con mi compañero de paseo por este entorno sagrado en el que todo el año se respira fiesta y tradición. Sea el "Negret" del Grao el Camino, la Verdad y la Vida para los muchos creyentes que le tienen como patrón y en esta fechas le festejan.